La MATRIZ

1.12.12

LA NOBLE VERDAD DEL ORIGEN DEL SUFRIMIENTO



Monjes: ¿y cuál es la noble verdad del origen del sufrimiento?

Lo que da lugar a nuevos nacimientos es el deseo, que unido al placer y a la lujuria, encuentra nuevos deleites ahora acá, ahora allá, a saber: el deseo de placeres sensuales, el deseo de repetidos nacimientos y el deseo de la aniquilación.
Monjes, ¿dónde surge y se afinca el deseo?
En cualquier parte en la que el fenómeno de mente y materia encuentre deleite y placer, allí surge y se afinca el deseo.
¿Qué es delicioso y agradable en este mundo (de mente y materia)? El ojo es delicioso y agradable en el mundo (de mente y materia); allí surge y se afinca este deseo. El oído... es delicioso y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La nariz... es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La lengua… es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. El cuerpo… es delicioso y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La mente en el mundo (de mente y materia) es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo.
Los objetos de la vista, las formas materiales, son deliciosos y agradables, allí surge y se afinca este deseo. Los sonidos... son deliciosos y agradables, allí surge y se afinca este deseo. Los olores... son deliciosos y agradables, allí surge y se afinca este deseo. Los sabores... son deliciosos y agradables, allí surge y se afinca este deseo.
El tacto... es delicioso y agradable, allí surge y se afinca este deseo. Los contenidos mentales en el mundo (de mente y materia) son deliciosos y agradables, allí surge y se afinca este deseo.
La consciencia visual en el mundo (de mente y materia) es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La consciencia auditiva... es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La consciencia olfativa... es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La consciencia del sabor... es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La consciencia del cuerpo... es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La consciencia mental en el mundo (de mente y materia) es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo.
El contado visual en el mundo (de mente y materia) es delicioso y agradable, allí surge y se afinca este deseo. El contacto auditivo... es delicioso y agradable, allí surge y se afinca este deseo. El contacto del olfato... es delicioso y agradable, allí surge y se afinca este deseo. El contacto del gusto... es delicioso y agradable, allí surge y se afinca este deseo. El contacto corporal... es delicioso y agradable, allí surge y se afinca este deseo. El contacto de la mente en el mundo (de mente y materia) es delicioso y agradable, allí surge y se afinca el deseo.
La sensación que surge del contacto visual en el mundo (de mente y materia) es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La sensación que surge del contado del oído... es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La sensación que surge del contacto del olor... es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La sensación que surge del contacto del sabor... es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo, La sensación que surge del contacto corporal... es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo, la sensación que surge del contacto de la mente en el mundo (de mente y materia) es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo.
La percepción de los objetos visuales, de las formas materiales en el mundo (de mente y materia) es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo, La percepción de los sonidos... es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La percepción de los olores... es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La percepción de los sabores... es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La percepción del contacto... es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La percepción de los contenidos mentales en el mundo (de mente y materia) es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo.
La reacción de la mente hacia los objetos visuales en el mundo (de mente y materia) es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La reacción de la mente hacia el sonido... es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La reacción de la mente hacia el olor... es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La reacción mental hacia los sabores... es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La reacción mental al contacto del cuerpo y los objetos táctiles... es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La reacción mental hacia los objetos de la mente, los contenidos mentales en el mundo (de mente y materia) es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo.

El deseo de objetos visuales en el mundo (de mente y materia) es delicioso y agradable, allí surge y se afinca este deseo. El deseo de sonidos... es delicioso y agradable, allí surge y se afinca este deseo. El deseo de olores... es delicioso y agradable, allí surge y se afinca este deseo. El deseo de sabores... es delicioso y agradable, allí surge y se afinca este deseo. El deseo de contactos... es delicioso y agradable, allí surge y se afinca este deseo. El deseo de objetos mentales, contenidos mentales en el mundo (de mente y materia) es delicioso y agradable, allí surge y se afinca este deseo.
La formación de conceptos relativos a los objetos visuales en el mundo (de mente y materia) es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La formación de conceptos relativos a sonidos... es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La formación de conceptos relativos al olor... es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La formación de conceptos relativos al sabor... es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La formación de conceptos relativos al tacto... es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo. La formación de conceptos relativos a los objetos mentales, a los contenidos mentales en el mundo (de mente y materia) es deliciosa y agradable, allí surge y se afinca este deseo.
El discurrir sobre los objetos visuales en el mundo (de mente y materia) es delicioso y agradable, allí surge y se afinca este deseo. El discurrir sobre los sonidos... es delicioso y agradable, allí surge y se afinca este deseo. El discurrir sobre los olores... es delicioso y agradable, allí surge y se afinca este deseo. El discurrir sobre sabores... es delicioso y agradable, allí surge y se afinca este deseo. El discurrir sobre el tacto... es delicioso y agradable, allí surge y se afinca este deseo. El discurrir sobre los objetos mentales, los contenidos mentales en el mundo (de mente y materia), es delicioso y agradable, allí surge y se afinca este deseo.
Monjes, ésta es la noble verdad del origen del sufrimiento.

EL LIBRO DE PANFREDO- en decondicionado

PANFREDO Y LA MECA